Los candidatos (II): Pedro Sánchez

Siguiendo con nuestra última entrada, en la que hemos tratado de describir el cambio súbito en la personalidad del presidente del Gobierno, nos gustaría comentar eso que ahora se conoce como los perfiles de los políticos que se presentan como cabezas de lista a las elecciones generales, y hoy hablaremos del secretario general del PSOE. El candidato Pedro Sánchez es un señor del barrio madrileño de Tetuán. Estudió en el Ramiro de Maeztu y jugó a baloncesto en el Estudiantes. En lo futbolístico, es aficionado al Atlético de Madrid. Todos estos datos no tienen relevancia aparente pero encajan con un perfil determinado del socialismo madrileño. Este señor es un hombre del establishment socialista, lleva en política toda su vida adulta y ahora es el encargado de dirigir el PSOE en uno de los peores momentos que ha tenido este partido a lo largo de los últimos cien años. Recordemos que el PSOE ha sido siempre una formación importantísima en el conglomerado político español (si exceptuamos el paréntesis que supuso el régimen de Franco); durante el directorio militar de Primo de Rivera (1923-1930), por ejemplo, el PSOE fue un partido colaboracionista y reconocido como interlocutor válido por el poder político. Y en los dos periodos de democracia constitucional que ha tenido España (la II República y la actual monarquía parlamentaria), el PSOE ha sido un partido altamente gubernamental y de gran peso específico.

Por tanto, señalemos la mala suerte del señor Sánchez, que se ha metido en un buen lío porque está dirigiendo un partido en francas horas bajas. Las encuestas dicen que el PSOE puede obtener un resultado muy parecido al peor que ha tenido nunca, y que se produjo en noviembre de 1933 (el 12,5% de los votos y 59 escaños de un total de 459 que tenía el Congreso de los Diputados). El problema electoral del PSOE tiene difícil solución porque, como ya hemos descrito en este blog, el partido socialista es hoy por hoy lo suficientemente gubernamental y corrupto como para repeler a los descreídos del sistema y es lo suficientemente de izquierdas como para generar rechazo al elector más puramente conservador, elector que ahora mismo está en guardia. Lo curioso de todo esto es que este partido ha sido hegemónico en España gracias precisamente a su ubicuidad ideológica y gracias a lo vidrioso de sus propuestas: de izquierdas sin ser revolucionario, respetuoso con el statu quo, etc. El PSOE era un saco demográfico en el que cabía todo y que además vendía con éxito un aire de modernidad. La electrización de la política española, que ha sido el germen de los nuevos partidos, ha convertido al PSOE en un partido poco representativo. El PSOE es hoy en día un partido viejo, tan viejo como el PP. La diferencia con el PP es que hay un electorado de cemento armado que reacciona ante determinados tumultos administrativos que estamos viviendo, y ese electorado votará al poder constituido: votará al Partido Popular.

¿Qué puede hacer el señor Sánchez para modificar esta tendencia bajista? A nuestro entender, lo tiene difícil. El señor Sánchez, como elemento político-mediático, lo tiene todo para triunfar: parece un buen hombre, es moderado, articulado, centrado, da muy bien en la tele y aún no ha sido cazado metiendo la pata, salvo en lo relativo a la regulación del divorcio en España (un logro legislativo de la UCD que Sánchez atribuyó errónea, accidental y desinteresadamente al gobierno de Felipe González). Sánchez es un candidato idóneo para ganar las elecciones generales, y no tenemos ninguna duda de que en circunstancias más propicias podría obtener un gran apoyo. Sin embargo, estamos en un momento de una compresión máxima. En estas circunstancias, Sánchez está pasándolas canutas. Este señor trata de convencernos de que es un hombre respetuoso con las instituciones, fiable, sin propensión a la corruptela y capaz de articular una nueva manera de hacer política. Estas propuestas, tomadas conjuntamente, suponen la cuadratura del círculo, sobre todo si vienen de un partido que gobernó anteayer (como quien dice) con los catastróficos resultados que todos conocemos.

Existe una sospecha generalizada entre la opinión pública: se cree que los jefes de campaña de Sánchez tienen gran confianza en la amnesia recurrente que presenta una parte importantísima del electorado español. Esta confianza en nuestra mala memoria está perfectamente justificada y es la que mantiene la sonrisa del señor Sánchez. Basándose en esta esperanza, los asesores del candidato Sánchez le han vestido con el traje de la modernidad política, que es el traje acompañado por una camisa blanca, sin corbata o con una corbata estrecha y siempre roja; y estos asesores han minimizado los distintivos puramente socialistas que rodean al candidato en escena, como el puño y la rosa, que ya no se ven en el atril ni en ninguna parte. El señor Sánchez se presenta sobre fondo blanco y disfrazado de candidato de Ciudadanos; eso es un acierto demoscópico. No obstante, todavía no conocemos la guardia pretoriana que va a rodear a Sánchez en su camino a la Moncloa, aunque sería conveniente que en esa parrilla de colaboradores no aparezca ningún socialista de la ganadería del señor Rodríguez Zapatero. Desde aquí nos permitimos sugerir que los socialistas rescaten para esta campaña a Antonio Miguel Carmona, un hombre al que admiramos de forma justificada y sincera. Estas elecciones se van a desarrollar en los platós de las televisiones, con debates a voces y con enormes descargas de demagogia mágica, y no hay un socialista con tantos fundamentos ni recursos en este campo como el profesor Carmona.

Metan de nuevo a Carmona en el ajo y verán grandes cambios de tendencia en las encuestas.

Anuncios

Publicado por

Pedro Gumuzio

Escritor. Coautor del libro "Tambor, el mundo según Gonzalo Artiach" (Plataforma Editorial, 2010) y autor de la novela "La herramienta comercial" (Ed. Top Performers, 2011)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s