El lenguaje de Fernández Toxo

El secretario general de Comisiones Obreras, señor Fernández Toxo, tiene una oratoria lenta, antiquísima, y acentúa siempre la última sílaba de cada frase, con unos aromas gallegos inequívocos; es una especie de José Blanco pero un poco más enfadado, aunque por lo visto no es capaz de utilizar ese enfado como arma vibrante de movilización, ya que, cada vez que uno le oye discursear, se siente una relajación automática de los miembros y le entran a uno unas ganas impresionantes de conciliar el sueño. Durante su alocución final en la manifestación del día de la huelga, Toxo dijo lo siguiente: “En la austeridad no hay salida; en la austeridad solamente hay paro y recesión”. Esta frase es sensacional y es a la vez muy ilustrativa de un fenómeno que podríamos denominar como descapitalización política del lenguaje.

No sabemos dónde se origina este movimiento, pero sabemos que su síntesis está en una frase que pronunció el antiguo presidente Rodríguez Zapatero durante su primer mandato: “La política no puede estar al servicio de las palabras; las palabras son las que están al servicio de la política”. Es decir, que el poder y la búsqueda del poder están por encima de cualquier cosa. Lewis Carroll ya lo explicó en su Alicia en el país de las maravillas (un libro que definitivamente no es para niños): contrariado porque le discutían un argumento, un personaje dice algo así como “no importa averiguar quién tiene razón; lo único importante aquí es saber quién manda”.

Por lo tanto, el significado tradicional y consensuado de los términos lingüísticos no vale nada, y cualquier bedel de pasillo, en virtud del poder que le ha sido otorgado (y que se sintentiza en una visera y un brazalete), puede cambiar a su gusto el sentido de sus palabras y darles las connotaciones que le convengan. El señor Fernández Toxo acaba de certificar que austeridad es un concepto negativo. Toxo ha decidido otorgar al término en cuestión unas connotaciones funestas, sin matizar, y lo hace porque a este buen señor la semántica le importa un pimiento. Por lo visto, al señor Fernández Toxo no le gusta la austeridad en general, que es como decir que no le gusta la sobriedad, ni la ausencia de adornos, y entonces tenemos que entender que lo que a este señor le gusta es el derroche, el malgasto, el exceso, el barroquismo monetario, y, en definitiva, poder dedicarse a dilapidar los ahorros comunitarios en general y los que no son suyos en particular (recordemos que Toxo preparó la huelga general contra Zapatero en 2010 disfrutando de un crucero que le costó presuntamente a este buen señor la friolera de 3.150 euros de su bolsillo). Nosotros pensábamos que en términos generales y desde un punto de vista histórico la austeridad era una idea positiva, razonable y que llevaba a las personas por el camino del equilibrio financiero, estético y personal, un equilibrio verdaderamente beneficioso. Está visto que no entendíamos nada y que quien tenía razón era el bueno de Toxo.

En realidad, si uno escucha a Toxo con benevolencia, debemos entender que cuando habla de austeridad de forma genérica y tosca está refiriéndose concretamente al recorte del gasto público. Pero la retórica moderna no entiende de detalles, y, en este sentido, el señor Fernández Toxo no se ve en la obligación de especificar nada, así que digo yo que nosotros también tenemos derecho a entender lo que nos dé la gana.

Anuncios

Publicado por

Pedro Gumuzio

Escritor. Coautor del libro "Tambor, el mundo según Gonzalo Artiach" (Plataforma Editorial, 2010) y autor de la novela "La herramienta comercial" (Ed. Top Performers, 2011)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s